15 oct. 2017

Agenda ciudadana sobre Caracas. La basura como arma política

.- I PARTE
.- 1.-Conurbación; realidad y problemas.
La conurbación: metrópolis, megalópolis; es la forma como mundialmente se dan el agrupamiento y la ocupación del espacio en más del 50%, en general, de los conglomerados urbano-ambientales y de un 70% de los de los países desarrollados, más o totalmente urbanizados. O planificados en algún grado.
En casos, hasta varias decenas de millones; agrupadas y con densidades y formas variadas, ocupan continuadamente grandes extensiones que abarcan decenas y centenas de municipios; frecuentemente a través de parte de varios estados o provincias; y en muchos casos en territorios de varios países.
Lo característico de la conurbación es que se trata de los mismos problemas multiplicados por millones; con las solas variaciones derivadas de las condiciones eco-ambientales de los contextos locales; de las formas geomorfológicas e hidrográficas y/o las redes y estructuras urbanísticas existentes. Los mismos problemas; en micro; millones; que a nivel macro, son también los mismos; básicos estructurantes: agua, energía, desechos, trasporte, efluentes. Junto a salud, educación, recreación, seguridad. Se identifican como problemas y/o “competencias concurrentes” porque afectan y determinan la vida y las condiciones de vida de cualquier habitante de esa conurbación; sea cual sea su ubicación el sector y el nivel en que esté.
La Humanidad;  científicos,  profesionales, técnicos; ciudadanía; comunidades; hoy sabe y tiene un alta cultura y capacidad operativa y de gestión; para manejar a gran escala los problemas concurrentes de las grandes conurbaciones. La conurbación; la megalopolización; en buena parte de los países del mundo; no necesariamente implica caos ni perversión o colapso urbano-ambiental continuado. A diferencia de otros países; lamentablemente, incluido el nuestro, Venezuela; donde nuestras grandes conurbaciones, son un caos absoluto; una dinámica perversa que se retroalimenta inercialmente; ante el cual a  ningún nivel ni local ni regional ni nacional; nadie asume ni hace nada eficiente. Ni a ningún nivel hay previsión, ni disposición ni capacidad de gestión. Ni por lo visto, consciencia  Siendo éste el primero y gran problema nacional. Nuestro primer problema macro.
La diferencia entre las calidades urbano-ambientales que muchos países disfrutan en sus grandes conurbaciones; y nuestro caos está en la gestión; metropolitana, mancomunada, sistémica, única; que ellos aplican. En contra de la absoluta inexistencia de gestión urbano-ambiental metropolitana             
Mancomunada en nuestras conurbaciones.

25 sept. 2017

Regionales inutiles, regresión y falsas expectivas

Nota; este articulo anterior al último publicado
.- Gobernadores tan inermes como los diputados de la AN.
No fueron tales “primarias” sino montajes burocráticos dentro de la trampa que es el sistema electoral madurista; en la que está entrampado el país en general; incluidas las oposiciones. Ni como precandidatos; ni, en tal caso como gobernadores, de llegar a serlo; son o serían de la gente; sino de las burocracias oposicionistas, de los partidos impuestos mediante manipulaciones a la gente, a la que tocará solo votar.
La debilidad profunda de la AN; electa en el 2015; con el costo político que le ha significado a los venezolanos; deriva determinantemente de que, negadas expresamente por la MUD;  no se hicieron verdaderas primarias y las candidaturas se  negociaron; se repartieron; partidistamente. Los diputados que tenemos son de los partidos no de la gente ni de las regiones. Igual que el cuadro de precandidatos y luego candidatos a gobernadores de las oposiciones para las elecciones del 15O; que, en su mayoría, resultaron de manipulaciones, jugarretas y trampas entre las burocracias partidistas por encima y a espaldas de sus propias bases partidistas.
Los gobernadores que resulten electos en estas regionales: todos de partidos; no de la gente; al menos en principio; no están en mejores condiciones para confrontar al poder central; hoy madurista; y afirmarse regionalmente; que  lo que han estado los diputados electos en diciembre del 2015. 

AVANZAMOS HACIA LA REGRESION CENTRALISTA

.-“Aragua en red” apoya la unidad.
Una posición políticamente impecable. Demostrativa de la calidad política; del alto nivel político; en general de las direcciones y liderazgos regionales y locales. Muy superior a los de las burocracias partidistas “nacionales” de las oposiciones que manejan la política; y concretamente la política electoral. ARAGUA EN RED; AR; no estaba de acuerdo con el candidato; había exigido primarias abiertas; y rechazado que los postulados los negociaran y definieran las burocracias “nacionales” y las impusieran a las regiones; como viene siendo. Sin embargo; resuelto aunque turbiamente el impasse entre los partidos que apoyaron a García y a Arias;  decidió sumarse  a la unidad.     
.-  Sin necesidad de crear falsas expectativas; la unidad es la política.
Pese a lo sobrio y muy precisa de la declaración de AR; justificando estrictamente que su apoyo es a la unidad; sin embargo, cae en la perversión de promover falsas expectativas al justificar ese  apoyo como forma para impedir que “otro Isea u otro Tarek lleguen a la gobernación de Aragua. En un proceso en el que lo que suceda finalmente dependerá de cómo el madurismo resuelva manipular; negociación incluida; su control absoluto del aparato electoral; definir un objetivo  tan preciso  a la unidad, relativiza su sentido real. La unidad es política y político-electoral buena; válida per se; porque potencia el alcance la voluntad de la gente; independientemente de para qué es y hasta de si se alcanza el objetivo.     

1 sept. 2017

Regionales; participar o no; un falso debate IV/IV


.- El tema concreto de la gente es sobre el Poder y la región; que no se toca en lo campaña.
Entonces; lo menos determinante de estas regionales; es precisamente lo específicamente electoral; según, de resultados obscenamente previsibles. Mientras lo  determinante de fondo y de alcance; lo que implica el proyecto de Maduro; en proceso de implementación en el marco de lo electoral; pero supeditado y condicionado a sus resultados solo relativamente; y que responde a sus propias pautas; no se toca realmente.
No tiene alcance la discusión banal sobre candidaturas, proyectos, alianzas y posibles apoyos; sobre propuestas de gestión; etcéteras. El tema real de la gente; que se refiere a su problema concreto, de fondo, de una agenda ciudadana, regional, local, es sobre el Poder; específicamente sobre la relación del Poder y la región, y específicamente  las dimensiones vivenciales concretas en las que se contextualiza la condición ciudadana. Sobre la perversión que ya induce en ellas la actual estructura del Poder; y su potenciación previsible de implantarse el Proyecto Maduro.
El tema concreto de la gente es sobre el centralismo sobre el presidencialismo; y su impacto profundo, histórico y actual en las regiones y municipios; y su gente. El tema de fondo; hoy; en esta coyuntura; en contra el proyecto madurista; es sobre LA FEDERACIÓN; planteada dramáticamente hace casi doscientos años; a partir de “La Cosiata”; que hoy sigue sin resolverse; y que, hoy, es la clave de la posibilidad concreta de avanzar hacia salir de la crisis histórica bicentenaria; y la coyuntural en que estamos. El centralismo apunta a bloquear cualquier posibilidad de desarrollo integral autónomo regional y local. Y de imponerse con el proyecto madurista; de implantar “un solo gobierno” desde Miraflores hasta la última parroquia; la centralización y concentración absolutas del Poder; se cancelará indefinidamente las posibilidades de federalización del país.

Regionales; participar o no; un falso debate III/IV

.- No se trata de las regionales sino de LO regional. Del debate y la confrontación con el centralismo y el presidencialismo.
Desde enero del 2016; vengo tocando el tema de “las regionales”, que eran y son LA prioridad prioridad real para el país; sobre el revocatorio del 2016; y, este año,  sobre la constituyente de Maduro. Llamé la atención sobre el riesgo, que se concretó, de perder el 2016;  a los, efectos de  crear condiciones concretas para salir de la crisis. Y, mismo  hoy insisto, igual, infructuosamente; en no polarizarnos políticamente con la ANC; aparte y más allá de la protesta y la resistencia en la calle; para no perder también este 2017.
En el contexto chato; sin espesor; de nuestra “política”; en el que “lo político” se reduce a lo electoral; y la actividad o lucha “política” se reducen a lo candidatural; se entiende que mis llamados a priorizar sobre las regionales y locales; se malinterpretaran; como referídas a las elecciones regionales en concreto; que igual manejadas por el CNE; no aportarán nada hacia avanzar significativamente hacia la salir de la crisis.
Mi propuesta se refiere y siempre la referí a, LO REGIONAL; no específicamente a lo electoral regional. Viendo y asumiendo esto como un evento constitucional; una circunstancia, marco y hasta  pretexto; para el debate ciudadano sobre la cuestión del centralismo, el presidencialismo y la concentración nacional del Poder; con su correlato de la postración el estancamiento y el subdesarrollo de las regiones.  Y como ámbito para el desarrollo político-organizativo de base regional; ciudadano;  endógeno;  activando y potenciando las capacidades subjetivas y fácticas  que en ellas hay.
 Se trata de  diferenciar   LO regional; como dimensión política y político-territorial;  su activación como ámbito político a dimensionarse ante el poder central; de las elecciones regionales; un proceso per sé  presidencializante, centralizante, nacionalizante; desregionalizante. Ahora más que nunca; luego de la desregionalización perfecta de las habilitaciones; a partir de las que no hay sino 22 partidos nacionales  con derecho a postular.         
Cualquier reflexión seria sobre la coyuntura; y  la relación de las elecciones regionales con la crisis nacional; y aún más en concreto; en relación a la confrontación con el proyecto madurista; debe partir de dos premisas: 1.- las elecciones regionales no son tales “regionales”; sino nacionales; 2.- manejadas nacional y centralmente; ni inmediata ni en perspectiva, tienen nada que ver  con las realidades y crisis regionales; están en instancias diferentes; .y 3.- que solo a partir de la activación del potencial endógeno de lo regional; en función de su desarrollo integral; a partir de enfrentar y sacudirse el centralismo; será posible una acumulación básica de contrapoder ciudadano hacia salir de la crisis.